FAQ – calefaccion

¿Qué son los repartidores de costes de calefacción?

Los repartidores de costes de calefacción son aparatos con los que se puede calcular la cuota relativa de un radiador dentro del consumo total. Representan una posibilidad económica de repartir de manera justa los costes de calefacción devengados entre los residentes. Han demostrado su eficacia millones de veces tan solo en Alemania desde los años 20.

Los repartidores de costes de calefacción se montan directamente en el radiador. Allí registran la diferencia de temperatura entre la superficie del radiador y el ambiente. Hay dos formas de registrar los datos medidos: o bien mediante un repartidor de coste electrónico, o bien de manera termodinámica a través de repartidores que funcionan por evaporación.

¿Por qué mi repartidor de costes de calefacción está contando con el radiador apagado?

Los repartidores de costes de calefacción solo cuentan cuando la temperatura del radiador es mayor que la de la habitación.

¿Por qué hay dos repartidores de costes de calefacción en un solo radiador?

En radiadores más grandes puede ser que haya que poner dos repartidores de costes de calefacción debido a una distribución irregular del calor. En estos casos, la valoración de la potencia calorífica del radiador se realiza contando la mitad de cada repartidor. Por eso, los gastos de calefacción devengados no se pagan dos veces. El objetivo de esta medida es registrar correctamente la descarga de calor.

¿Mis repartidores de costes de calefacción están correctamente instalados?

La norma europea EN 835 (punto 6.3) establece que se deben elegir aquellos lugares de montaje sobre el radiador en los que la descarga de calor media se produzca de la forma más efectiva en un amplio rango de temperatura. Por tanto, en función del tipo de radiador se establecen de forma precisa el lugar, la altura y la manera de fijación.

En general, el montaje del repartidor de costes de calefacción se realiza al 75% de la altura del radiador, tanto para los repartidores por evaporación como para los electrónicos. Sin embargo, el lugar de montaje óptimo puede variar mucho entre dos radiadores parecidos. Por ese motivo, solo un especialista puede hacer una evaluación correcta.

¿Qué normas y leyes regulan el uso de repartidores de costes de calefacción?

Todos los repartidores de costes de calefacción empleados deben ser inspeccionados y autorizados. Los fundamentos técnicos a tal efecto están determinados en las normas europeas EN 834 y EN 835.

¿Qué significan los números y signos de la pantalla del repartidor de costes de calefacción electrónico?

En cuanto a la visualización del consumo actual, hay que tener en cuenta que el valor de consumo real en kWh solo se muestra cuando se utiliza escala de producto. Un repartidor de costes de calefacción con escala de unidades solo muestra un valor sin unidad. Solo después de hacer el cálculo utilizando una fórmula se obtiene el valor de consumo.

HKV-Displayschleife_EN

¿Cuál es la diferencia entre escala de unidades y escala de producto?

Con las escalas de unidades, cada repartidor de costes de calefacción está programado con los mismos valores de transferencia de calor del radiador (valores K). Para calcular la facturación, los datos mostrados se multiplican por los factores de valoración calculados del radiador. El factor de valoración depende de la potencia calorífica del radiador, el modelo y el tipo de montaje, y normalmente figura en la factura. La suma de los valores calculados de este modo se encuentra en la factura como unidad de consumo. Con las escalas de producto, cada repartidor de costes de calefacción está programado con los valores K adecuados para el radiador. Los valores mostrados en el medidor son idénticos a los de la factura.

¿Cómo garantizamos los tiempos de arranque y parada en nuestros asignadores de costes de calefacción?

En nuestro dispositivo siempre tenemos el reloj en invierno.
Esto significa que la hora de inicio ajustada es adecuada en invierno, pero una hora demasiado tarde en verano. Por lo tanto, la hora de inicio para todo el año se establece una hora antes.
Por otro lado, el dispositivo transmite una hora más en verano con la hora de parada ajustada para el invierno. A lo largo de todo el año garantizamos las horas de inicio y parada esperadas por el lector de contadores, es decir, una hora antes en invierno y una hora más en verano.

Luego están las horas de inicio y parada y las reservas para la tolerancia del reloj de una hora cada una. Esto asegura que el reloj del dispositivo no se desvía del tiempo real más de una hora en 10 años. Añadiendo esta tolerancia al tiempo de arranque y parada, se asegura que los dispositivos transmitan dentro de la ventana de tiempo especificada entre el tiempo de arranque y parada, incluso después de 10 años.